Las 7 cualidades que todo videoanalista debería tener

Por Miguel Díaz

16-June-2020 en Consejos de uso

13 min lectura

La figura del videoanalista deportivo vive hoy un momento álgido. Si echamos la vista atrás, a nuestros orígenes como empresa hace quince años (Nacsport se constituyó como empresa en 2005), recordamos cómo los analistas de video tenían una presencia prácticamente anecdótica en los cuerpos técnicos de la mayoría de equipos: no solo en el mundo amateur, sino también en muchos equipos profesionales y de elite.

La evolución del videoanálisis


Desde mucho tiempo antes -décadas, incluso- el uso de recursos audiovisuales ya era una práctica ampliamente extendida en el deporte como método de aprendizaje, especialmente para el “espionaje” de rivales.

 

Que se lo digan, si no, a Carlos Bilardo y sus jugadores revisando videos en una habitación de allá por 1997, o los 7.000 videos que Marcelo Bielsa se llevó al Mundial de Japón y Corea en 2002. Por poner tan solo un par de ejemplos.

 

Videoanalisis-seleccion-argentina

*Foto: El Gráfico

 

Anécdotas aparte, el análisis de video existe desde hace muchísimo tiempo. Décadas, incluso, nos atreveríamos a decir. Pero la figura del videoanalista como tal es mucho más reciente. Nuestra privilegiada posición como una de las empresas líderes de software videoanálisis nos ha permitido ser testigos de primera mano de esta evolución a lo largo de los años.


Hace no mucho, el análisis de video parecía más cosa de un segundo entrenador, de algún otro asistente del cuerpo técnico, como tarea complementaria a su habitual cometido. Incluso hemos conocido equipos dónde el trabajo de videoanálisis recaía en el preparador físico. El miembro de turno que fuera más afín a la tecnología y con mayor curiosidad por introducir nuevas metodologías a su día a día.

 

El trabajo del videoanalista


Por fortuna, con el tiempo, el deporte se dio cuenta que el análisis de video había venido para quedarse. Y, sobre todo, se percató que esta nueva disciplina no era una tarea baladí, sino que precisaba de técnicos con formación específica y de bastante tiempo que dedicarle.


Como en todo, la procesión ha ido por barrios y no todos lo han hecho a la misma velocidad: dependerá del nivel competitivo, del país o del deporte que han ido -y aún siguen- incorporando esta figura a su día a día.

 

Como decíamos anteriormente, hemos tenido la inmensa fortuna de presenciar esta evolución a través de cientos de analistas a lo largo de estos años. Y es precisamente esta experiencia la que nos ha permitido diseñar este listado -eso sí, con humildad, porque no vivimos el 100% de cada uno de vosotros-, en el que agrupamos algunas de las características que, a nuestro juicio, son las más requeridas para poder dedicarse a esta profesión.


Habrá opiniones para todos los gustos y seguro que cualquier lector querrá incorporar o retirar alguna de nuestras propuestas, pero hemos intentado ser lo más precisos posibles, asumiendo que el mundo del deporte es tan amplio como sus múltiples deportes, competiciones, países y niveles.

 

Además, hemos incorporado una segunda capa a nuestro listado: habilidades que, con voluntad, pueden ser adquiridas por prácticamente cualquier persona cuyo objetivo sea hacer del videoanálisis su forma de vida.

 

Entonces, ¿qué necesitas para ser un buen videoanalista?


Sin más dilación, vamos al lío. He aquí nuestro listado, de mayor a menor importancia.

 

1. Formación


No es una cualidad exclusiva del videoanálisis, sino prácticamente inherente a cualquier faceta de nuestra vida. Sin formación constante y sin ganas de aprender, uno no puede mejorar en lo suyo y aspirar a vivir de ello.


Sin embargo, en el caso del videoanálisis, la cosa se complica pues las rutas de formación son múltiples y no siempre regladas. Este apartado casi que merece un artículo aparte, pero valgan unas líneas a modo de resumen.


Encontramos al videoanalista que llega al cargo como evolución natural de su recorrido como entrenador o asistente, y que cuenta con formación específica en el deporte que practica, y se maneja en el arte de observar, de analizar y de interpretar. Esta figura es muy habitual en países latinos.


En cambio, muchas universidades europeas -especialmente en el Reino Unido e Irlanda- cuentan con estudios específicos de rendimiento deportivo o ciencia del deporte y el acercamiento al videoanálisis se hace desde una perspectiva, si se nos permite la palabra, más “científica”.


Videoanalisis-curso-universidad-cardiffmet


Existen otros perfiles, como el apasionado de los datos o el experto en nuevas tecnologías con conocimientos de un deporte específico que alcanza el cargo gracias a su experiencia en alguna de las parcelas que exige esta disciplina.


Cualquiera que sea la ruta por la que acceden al puesto de videoanalista, el cargo solo debe ser el comienzo. Deberán fortalecer las áreas en las que se encuentren más débiles y estar en constante evolución, ya que este mundo, como hemos dicho antes, está en pleno apogeo y evoluciona prácticamente cada día: metodologías, filosofías de juego, teoría del entrenamiento, avance de la tecnología…


Afortunadamente, hoy día hay tanta información y tantos cursos que realizar, que uno se puede mantener al día en poco tiempo.


networking-nacsport-futbol


2. Interpretación


El videoanalista es un vehículo transmisor entre un volumen –normalmente indeterminado- de información, recopilado en forma de imágenes y de datos, que debe saber filtrar, precisar y traducir a otra persona (a un entrenador, otro miembro del cuerpo técnico o incluso un deportista) convirtiéndolo en información valiosa que pueda ser aprovechada.


Uno de los analistas de rendimiento más reputados de nuestra comunidad de usuarios, Darren Lewis, del equipo inglés Gloucester Rugby, lo explica a las mil maravillas en el artículo Transformar datos en decisiones publicado en nuestro blog: “Un buen análisis radica en tener la capacidad de interpretar las ideas de los entrenadores y traducir nuestro trabajo a su lenguaje”.


Como señala Darren, interpretar no solo hace referencia a datos, sino que tiene que ver también con las personas que se encuentran a nuestro alrededor: entrenadores, compañeros o jugadores.


3. Sacrificio


Dicen que no hay beneficio sin sacrificio. El videoanálisis de rendimiento deportivo requiere, por lo general, de grandes volúmenes de información. De hecho, y aunque no siempre toda es pertinente, una mayor cantidad de datos valiosos permiten conclusiones más precisas.


Scouting baloncesto de Venezuela en los Juegos Olímpicos


El analista de video es ese que trabaja mientras el resto duerme para tener preparado un análisis de un partido al día siguiente, el que acude a otros partidos para grabar a los rivales mientras el resto del equipo descansa, el que aprovecha los viajes y las esperas en los aeropuertos para trabajar partidos y el que llega al primero al entrenamiento para preparar una sesión de video. Todas esas situaciones las hemos vivido a lo largo de estos años.


Aito García Reneses y Israel González, scouting en Alba Berlin


En suma, el análisis de video precisa de muchas horas y uno debe de estar dispuesto a dedicárselo para poder ser bueno en esto. El videoanálisis es, a menudo, ingrato, pero uno siempre tiene que estar dispuesto a darlo todo.


4. Pasión


No conocemos un videoanalista que no sea apasionado. Es quizás una cualidad tan subjetiva puede prestar a polémica en un puesto tan alto en nuestra clasificación personal, pero entendemos que está íntimamente relacionada con la anterior y, por eso, he aquí este lugar tan privilegiado.


Lo cierto es que para poder dar el 100% cada día, uno tiene que amar lo que hace. Si no, entendemos que es imposible. Y sí. La pasión por su trabajo es, posiblemente, la característica más común a todos los analistas del mundo, más allá de su deporte, equipo o cultura. En quince años, no recordamos un solo videoanalista que no amara lo que hacía.


5. Organización


El videoanalista debe ser metódico y organizado. A veces, diríamos que hasta rayando la obsesión. Desde el modo en que organizas tus carpetas o el nombre que le asignas a los archivos, al cómo registras las acciones, cómo estructuras tu análisis o cómo presentas la información a tu entrenador.


Coaching-staff-Arsenal FC


Todo debe tener un método. Porque el sacrificio y la pasión no lo son todo. Esta la única manera de ser eficiente y productivo, y no volverte loco en el intento.


Víctor Mañas, exanalista de Sevilla FC, PSG o Arsenal FC, entre otros, explica en el artículo Cómo establecer una metodología de análisis en un equipo profesional que “para poder utilizar de manera eficaz la información es fundamental organizarla adecuadamente: categorizar, estandarizar y unificar la terminología se convierte en necesario…”.


6. Empatía


El videoanalista debe tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro, así como querría que se pusieran en su pellejo. Porque el deporte, en ocasiones, puede ser bastante ingrato.


Uno trabaja a tope toda la semana para poner todos los factores a su favor y conseguir el objetivo de la victoria, pero esta se escapa por algún intangible fuera del control a última hora. O cualquier otro factor impredecible que provoca una cadena de malos resultados. Así es el deporte.


Teamwork-VideoAnalysis


Trabajas para que esto no suceda. O suceda lo menos posible, controlando lo que puede ser controlable. Pero no es siempre evitable. Cuando eso sucede, la situación interna suele tensarse. Se pone en entredicho a entrenadores, jugadores… e incluso los planteamientos.
Es, en esos momentos, cuando uno debe ser el temple, asumir esa tensión como parte natural de esta industria, y saber interpretar más que nunca su papel como analista. Seguir redoblando esfuerzos para que esa situación impredecible no vuelva a serlo en la próxima ocasión.


7. Constancia


Un videoanalista debe de ser constante y creer en lo que hace por encima de cualquier obstáctulo. Quizás sea una cualidad que podría ir ligada a cualquiera de las anteriores de la lista e íntimamente relacionada con todos ellos.


De nuevo, volvemos a mencionar la aleatoriedad del resultado final como un impredecible juez que dictamina lo bien o mal que has hecho tu trabajo. Pierdes, fracasas. Ganas y eres un genio. Pero más allá de conclusiones simplistas -eso no debe de ser lo tuyo-, debes buscar más allá y seguir trabajando en aquello en lo que crees.


Y hasta aquí nuestro pequeño -pero extenso en ideas- listado. Te confesamos que hemos dejado fuera muchas otras cualidades que bien podrían tener cabida en esta relación: intuición, compromiso, seguridad, fuera, psicología, estrategia… pero hemos decidido enfocarnos en estas siete.


Nos encantaría saber cuáles de estas incluirías en tu ‘top 7’ personal, cuáles quitarías o cuáles incorporarías. Este es solo un listado más, pero diseñado a partir de muchos años compartiendo experiencias con vosotros, escuchando anécdotas… en suma, aprendiendo de vosotros.

También puede que te interese...

Matriz de datos de Nacsport: la guía definitiva

30-11-2021 Escrito por Gerardo Mayor
16 min lectura Leer más...

AVerMedia Live Gamer Mini C-311, perfecta para trabajar con Nacsport

23-11-2021 Escrito por Miguel Díaz
5 min lectura Leer más...

Compártelo

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recibe nuestros mejores artículos y consejos de Nacsport sobre videoanálisis.

¡Muchas gracias por suscribirte a nuestro newsletter!

Una vez al mes, te enviaremos nuestros mejores artículos, consejos y entrevistas directamente a tu bandeja de correo electrónico.

X
×

¿Te gusta este artículo?

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recibe nuestros mejores artículos y consejos de Nacsport sobre videoanálisis.

¡Muchas gracias por suscribirte a nuestro newsletter!

Una vez al mes, te enviaremos nuestros mejores artículos, consejos y entrevistas directamente a tu bandeja de correo electrónico.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.
La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.
Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.