Software basado en la Nube vs almacenamiento local: ¿Cuál es mejor?

Por Gerardo Mayor

10-October-2019 en Consejos de uso

11 min lectura

Cuando tienes que elegir un software de análisis deportivo, cuál deberías elegir: ¿un producto basado en la nube o uno almacenado en tu propio ordenador?

 

En este post analizaremos las diferencias entre los dos modelos y qué sistema se ajusta mejor a tus requerimientos.

En la nube o en tu escritorio:

 

¿Cuál es el mejor lugar para tener tu software de videoanálisis?

 

Elegir un programa de análisis deportivo para tu club puede ser una decisión difícil. Cómo vas a usar la herramienta, con quién, con qué frecuencia y el nivel en el que compites son factores que probablemente tendrás en cuenta como parte del proceso.

 

Con tantas opciones para elegir, otra decisión que enfrentan los analistas y entrenadores es la usabilidad y comodidad. Si te cuesta entender cómo funciona una herramienta o la curva de aprendizaje te parece demasiado lenta, el resultado es que no es la herramienta adecuada para ti.

 

 

¿Escritorio o Nube? Algunas cosas a considerar

 

Un factor importante que se suele pasar por alto fácilmente en los procesos de selección es si el software estará en tu propio ordenador o en la Nube.

 

Mira a tu alrededor y encontrarás muchos artículos que apoyan ambas opiniones. Pero en este post vamos a dejar el marketing a otros y simplemente destacaremos qué es lo bueno y lo no tan bueno de ambas.

 

Lo primero que hay que decir es que la Nube ha llegado para quedarse. Actualmente se lleva un 75% de la inversión en investigación, a pesar de almacenar menos del 20% de todos los datos creados. Esto ya es una clara indicación de que los creadores de software ven un gran futuro en la Nube.

 

Parece que la demanda de aplicaciones, programas y utilidades basadas en la Nube continuará, impulsada por la demanda de dispositivos más pequeños y compactos, junto con la necesidad de los fabricantes de no incrementar los gastos, aumentar la funcionalidad o simplemente facilitar el mantenimiento y la distribución.

 

La nube está mejorando, ¿pero es segura y puedes acceder a ella?

 

El coste ha jugado un papel importante en el cambio online, junto con una conectividad más rápida y fiable, una seguridad mejorada y la transformación de los teléfonos móviles a potentes mini ordenadores que la mayoría de nosotros tenemos ahora.

 

Limitados por el tamaño y espacio, la forma más fácil de ejecutar programas complejos en dispositivos pequeños como teléfonos o tablets es suministrándolos con aplicaciones. Efectivamente éstos sólo son portales que proporcionan acceso a la funcionalidad de un software, mientras que el código se almacena online.

 

Desde las redes sociales hasta los programas que usamos para crear documentos o ver televisión, las tecnologías basadas en la Nube ahora dominan el espacio online.

 

La facilidad de envío, la disponibilidad 24 horas 7 días a la semana y las actualizaciones sin descargas son algunas de las ventajas que la Nube ofrece tanto para usuarios como desarrolladores. Otro beneficio es la facilidad de compartir archivos e información utilizando programas basados en la Nube.

 

Las herramientas basadas en la Nube son fáciles de controlar

 

La mayoría de software deportivos para análisis de video contienen diferentes niveles de acceso y protección con contraseña. La plataforma Sharimg, por ejemplo, es una herramienta para compartir archivos basada en la Nube que permite a los analistas definir qué tipo de acceso tiene el usuario.

 

Así, mientras compañeros entrenadores o analistas pueden ser autorizados a editar presentaciones o subir nuevos informes, los jugadores podrían tener sólo acceso a ver videos y dejar comentarios.

 

La principal fortaleza de una plataforma basada en la Nube como Sharimg es el tiempo. Con la información almacenada online la colaboración se vuelve más fácil. No hay necesidad de publicar mensajes interminables o enviar grandes archivos. Y cuando toca compartir el trabajo con los jugadores, simplemente necesitan seguir un enlace.

 

A pesar de los grandes avances y la rápida mejora de las infraestructuras, la tecnología en la Nube está todavía en sus primeros días y sigue teniendo dos preocupaciones persistentes que no parece que vayan a cambiar pronto.

 

Sin internet no hay trabajo

 

 

Lo primero es la conectividad. Sin una señal de internet el uso de software basado en la Nube puede estar restringido y la funcionalidad puede ser reducida, por lo que no podrás guardar o cambiar tu información. De la misma forma, si tu conexión no es fuerte, mover o guardar grandes cantidades de datos puede ser desde lento y parcial hasta llevar a la interrupción.

 

Para los fabricantes de software, el mayor riesgo es la continuidad del servicio. Dependen de grandes centros de servicio para entregar la infraestructura necesaria para almacenar sus datos. El más grande de estos es Amazon, que también ‘se cae’ de vez en cuando. Las interrupciones no ocurren a menudo, pero cuando lo hacen, la interrupción puede ser catastrófica para los usuarios.

 

Si trabajas en un entorno deportivo, con horarios fijos de inicio y fin para partidos o competiciones, y tu proveedor de software no puede garantizar el acceso continuo, podrías quedarte atascado e incapaz de hacer tu trabajo.

 

Como usuario final, tendrás problemas similares si tu ubicación no tiene acceso a internet, un problema común al que se enfrentan los equipos en los viajes. A no ser que tu software esté guardado en las máquinas que tienes a mano, no esperes poder usar ninguna herramienta basada en la Nube sin una conexión a internet.

 

Sólo por el hecho de que tus instalaciones de entrenamiento o lugar de juego como local tengan una conexión Wi-Fi de alta velocidad no esperes que todos los equipos a los que te enfrentes durante la temporada también estén tan bien equipados.

 

¿Cuánta seguridad tienen tus datos en la Nube?

 

El segundo problema que persigue al software basado en la Nube es la seguridad, y nuevamente es una amenaza que no muestra síntomas de desaparecer pronto.

 

En un mundo donde bancos, gigantes de las redes sociales e incluso departamentos de gobierno no pueden garantizar la seguridad de nuestros datos, ¿es razonable creer que las entidades comerciales pueden hacerlo mejor?

 

Desafortunadamente, almacenar información en la Nube te expone al riesgo de que alguien use, robe o elimine datos que pueden ser irremplazables. Y si compites a alto nivel, donde los oponentes podrían beneficiarse de estos datos, el riesgo podría ser incluso mayor.

 

 

A veces los viejos tiempos son los mejores…

 

Hasta la llegada de la computación de la Nube, el software tradicionalmente había sido descargado e instalado en las máquinas que lo utilizan. Todos los archivos, datos y códigos necesarios para ejecutar un programa se ubicaban en tu ordenador, disponible para iniciarlos cuando desearas.

 

Una vez activo, un programa que se ejecuta en tu propio ordenador debería funcionar exactamente como está previsto, sin restricciones de factores externos como la velocidad de tu conexión o cualquier problema que experimenten sus creadores.

 

En otras palabras, el programa se ejecutará localmente, sin necesidad de conectarse a internet para funcionar, mientras que los datos producidos por las aplicaciones de escritorio también se guardan localmente, donde tú quieras almacenarlos.

 

Obviamente, la ventaja de tener tus los datos, que son imprescindibles para tu trabajo, en tu propio ordenador, tablet o disco duro significa que tendrás acceso constante a ellos, con o sin conexión a internet. Lo mismo para el propio programa.

 

¿Acceso ininterrumpido y constante a tus herramientas y datos?

 

Si el acceso constante y sin restricciones a tu información y software de análisis es crucial para tu trabajo, tener ambos almacenados localmente tiene sentido. No dependerás de una conexión a internet para iniciar el programa y tus datos estarán a tu alcance siempre.

 

¿Pero qué pasa si tu ordenador se rompe, se pierde o te lo roban? Cualquier cosa almacenada en el dispositivo se perderá para siempre, no como el contenido basado en la Nube, donde siempre puedes acceder desde un ordenador diferente y seguir trabajando de manera normal.

 

Por supuesto, simplemente haciendo copias de seguridad de tus datos y manteniendo un registro de tu información de acceso puedes minimizar el riesgo de perder tu contenido, pero requiere un grado de organización por parte de los usuarios.

 

También tendrás que actualizar manualmente los programas si quieres seguir utilizando la última versión del software.

 

Entonces, ¿dónde deberías guardar tu software de análisis deportivo y los datos producidos?

 

Mientras que los partidarios de cada sistema reclamarían una clara ventaja, realmente esto se debe a una cuestión de gustos personales y tus requisitos como analista.

 

Si te encuentras en una ubicación con una buena conexión inalámbrica en la que puedes confiar, la Nube es un lugar perfectamente idóneo para mantener tu trabajo y las herramientas necesarias para hacerlo. Sin embargo, si estás en una posición en la que no puedes garantizar que siempre habrá internet rápido cuando necesites usar tu software, los programas almacenados localmente encajarán mejor con tus necesidades.

 

Quizás la solución ideal es ‘lo mejor de ambos’; un software guardado en tu ordenador para trabajar como y cuando quieras, sin necesidad de una conexión a internet, junto con un elemento online que proporcione un entorno para colaborar con otros analistas y compartir el trabajo con los jugadores.

 

Una solución de futuro

 

¿Quién sabe cómo cambiará la tecnología del software de análisis deportivo en el futuro? Lo más probable es que la cobertura de internet aumente aún más y se vuelva más fiable, aunque el acceso universal de alta velocidad aún queda lejos.

 

Lo más importante es poder hacer siempre tu trabajo y compartir el conocimiento que generas. Y para hacerlo cuando quieras, probablemente sea mejor adoptar una actitud flexible, involucrándote dentro y fuera de ambas soluciones.

 

Este es el enfoque que tenemos en Nacsport. Hacemos todo lo posible por ofrecer herramientas para ambos entornos. Entendemos que cualquier interrupción en tu trabajo podría marcar la diferencia entre ganar y perder, por lo que ofrecemos software independiente para tu ordenador combinado con servicios basados en la Nube donde puedes colaborar con compañeros y compartir tu análisis.

 

Si deseas más ayuda en la elección de un software de análisis deportivo o quieres saber más sobre los productos que hacemos, escríbenos. Como siempre, tu mensaje será leído y respondido por una persona que entiende los retos a los que te enfrentas y se compromete a ofrecerte el mejor servicio posible.

También puede que te interese...

¿Cuál es el programa Nacsport que realmente necesitas?

07-08-2020 Escrito por Miguel Díaz
18 min lectura Leer más...

5 razones por las que debes iniciarte en el videoanálisis

05-08-2020 Escrito por Miguel Díaz
10 min lectura Leer más...

Compártelo

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recibe nuestros mejores artículos y consejos de Nacsport sobre videoanálisis.

¡Muchas gracias por suscribirte a nuestro newsletter!

Una vez al mes, te enviaremos nuestros mejores artículos, consejos y entrevistas directamente a tu bandeja de correo electrónico.

X
×

¿Te gusta este artículo?

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recibe nuestros mejores artículos y consejos de Nacsport sobre videoanálisis.

¡Muchas gracias por suscribirte a nuestro newsletter!

Una vez al mes, te enviaremos nuestros mejores artículos, consejos y entrevistas directamente a tu bandeja de correo electrónico.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.
La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.
Más información en el apartado Política de Cookies de nuestra página web.